Trótula de Salerno

trotula.jpg

Al comenzar la Alta Edad Media, el ejercicio de la profesión médica, permanece prohibido para la mujer -y así seguirá, salvo aisladas ocasiones, hasta el siglo XIV-, pero por el contrario, la práctica de la obstetricia y los cuidados al niño en sus primeros meses, los encontramos ya, casi exclusivamente, en manos femeninas.
En aquellos contados casos en los que la mujer ejerce la medicina, lo realiza ya por su condición de miembro de una orden monástica, o por la circunstancia de ser esposa o hija de un famoso médico.
Una de las más importantes excepciones, que permitirá a la mujer acceder a la titularidad médica sin limitaciones, la va a propiciar una célebre escuela de medicina: La Escuela Médica de Salerno.

Se construye ésta en las proximidades del más famoso monasterio de la Edad Media: el monasterio benedictino de Monte Casino. Pero afortunadamente, la cercanía del monasterio -la gran fundación de San Benito, germen de la cultura europea- va a influir, muy positivamente, en el enfoque científico de la Escuela de Medicina, sin condicionarlo por aspectos religiosos.

Salerno será pues la primera escuela médica no regida por religiosos que "desempeñó un papel crucial en la transición de la medicina monástica a la laica"(P.Donahue, 1985).

Salerno, situado en las proximidades de Nápoles, cerca del golfo de Paestrum, era ya en el siglo II, uno de los más famosos balnearios del Imperio Romano. Después de la caída de éste, hacia el siglo VIII, los intelectuales del mundo grecolatino emigran al sur de Italia y más concretamente a Salerno, aportando los saberes del mundo culto conocido.

La fundación de la Escuela permanece, como muchas de las cosas que suceden en la Edad Media, a caballo entre la historia y la leyenda, pero el hecho es que ello es posible, así se cuenta, gracias a la colaboración de cuatro médicos: un griego, un latino, un hebreo y un árabe. Con la figura de estos cuatro médicos se quiere, sin duda alguna, simbolizar la unión en la Escuela de Salerno de las culturas griega, romana, judía y árabe.

Salerno se convierte rápidamente, en el gran centro de conocimientos medicos de la Edad Media, y aunque después de sufrir el saqueo, en 1194, por Enrique IV, comienza a declinar, seguirá, no obstante, brindando enseñanza médica, hasta que en 1811, sea definitivamente abolida por el general Murat.

La Escuela de Salerno va a brindar a la mujer con vocación médica dos importantes oportunidades.:

  • Ser el primer centro que permite el libre acceso de la mujer a la formación médica y a su titulación.
  • No limitar su campo de acción a las enfermedades de la mujer y el cuidado de los lactantes, sino ampliarla al ejercicio de la medicina general.

En un Salerno abierto a la vocación médica femenina, pronto surgirán los nombres de cinco mujeres expertas en el arte de curar: Trótula, Salernitana, Constanza y Calenda, alemanas, Rebeca Guarna, judía y Abella, musulmana, que simbolizan así, cómo en la fundación de Salerno se conjugaron los saberes de judíos, árabes y cristianos.

Salvo en el caso de Trótula, pocas noticias nos han llegado del resto de estas mujeres pioneras de la Medicina. De Rebeca Guarda sabemos que escribió un tratado sobre la orina y la fiebres, y de Abella, la musulmana, únicamente el título de su libro De artrabile et de natura seminis humani.

De todas ellas destacará Trótula, que ocupa un lugar destacado en la historia de la Escuela de Salerno y muy concretamente en el campo de la Ginecología y Obstericia. Trotula de Ruggiero (1110-1160) era esposa, según algunos historiadores, de uno de los fundadores de la Escuela de Salerno, llamado Johannes Platearius, y autora del más célebre tratado de Obstetricia y Ginecología de la Edad Media: De Pasionibus mulierum curandorum ante, in, post partum.

La obra se imprime, por vez primera, en Estrasburgo el año 1554 y en esta edición el texto aparece dividido en sesenta capítulos en los que Trotula diserta sobre las diversas técnicas quirúrgicas, preconiza realizar una eficaz protección perineal, aconsejando practicar las oportunas suturas en el caso de producirse desgarros del perineo en el transcurso del parto. No olvida tampoco a los lactantes dando normas respecto al cuidado del niño en sus primeros meses de vida
Otras de las obras que se atributen a Trótula lleven por títulos: De Aegritudium curatione o de Ornatu mulierum. En este último título Trótula recomienda a las mujeres de su época cuidar de la higiene diaria, ejercicio físico regular, masajes con aceites y una dieta equilibrada y saludable. Y completa estas recomendaciones con unas simples y curiosas recetas de cosmética femenina:

  • Una crema para eliminar las arrugas, la fórmula de un lápiz de labios en la que utiliza la miel, el jugo de remolachas, la calabaza y agua de rosas.
  • Para conservar sana y blanca la dentadura recomienda limpiarlos con una infusión caliente de corteza de nogal.
  • Y como iba a olvidarse de los cuidados del cabello. Trótula dará opción a las damas salernitanas a lucir una deslumbrante cabellera rubio platino o un discreto color castaño.

La fórmula para abrillantar ambas, la tomamos de Schipperges (1975):

“Calentar abejas en un recipiente de metal y triturarlas con un aceite hasta convertirlas en una pomada brillante muy apreciada”

Las enseñanzas ginecológicas de Trótula de Salerno serán seguidas durante muchos años por la medicina de toda Europa, convirtiéndola en la mujer de mayor prestigio de la Obstetricia y Ginecología de la Edad Media.

Be Sociable, Share!

10 Comentarios to “Trótula de Salerno”

  1. Mª Teresa Bodoque Burgos on marzo 21st, 2008 19:17

    Como en las otras ocasiones reitero el placer de leer estos fragmentos de historia femenina enla medicina.

    La Escuela de Salerno junto con la Escuela de Montpellier fueron las más importante de ésta época en el campo de la medicina. Eran escuelas que al estar situadas en la zona del mediterráneo podían recibir el influjo de los conocimientos mediorientales e islámicos. Estas escuelas estaban abiertas para que en ellas pudieran entrar y estudiar árabes y judios con lo que se lograba un enriquecimiento de la cultura y aumento los conocimientos que ya existían. La mayor parte de los conocimientos provenían de la escolástica, de la cual la escuela de Salerno tuvo gran acceso debido a la traducción de los escritos que se hallaban en el Monasterio de Montecasino.
    La escuela de Salerno,pionera además en admitir mujeres, dió como fruto a estas Damas de Salerno, de las cuales es una pena que no se hallan conservado más detalles y trabajos que pudieran ir enlazados a esos nombres…parece que la obra femenina siempre desaparece de la historia, cosa que me parece curiosa. Al menos nos queda el importante legado de Trótula, que encabezando la obstreticia de la época ha podido llegar hasta nuestros días.

    http://www.uv.mx/cienciahombre/revistae/vol19num1/articulos/trotula/index.htm
    http://www.elergonomista.com/galenica/salerno.htm
    http://www.ujaen.es/investiga/cts380/historia/epoca_medieval.htm

  2. Miguel Angel Arribas on marzo 21st, 2008 21:01

    Estimada Mª Teresa:
    De nuevo muchísimas gracias por el seguimiento a la serie.

    Te agradezco las aportaciones que siempre haces a estos temas. Se requeriría mucho espacio para recoger la historia completa de estas excepcionales mujeres.

    Quedo a tu disposición.

    Un afectuoso saludo.

    Miguel Angel

  3. María José Ramos Egido on marzo 23rd, 2008 20:26

    Yo quería dejar constancia del reconocimiento que ha de darse a la Escuela de Salerno debido a su valentía para practicar la Medicina en una época tan complicada como es la Edad Media. Hoy en día tomar un fármaco o una infusión nos puede parecer algo de lo más sencillo, pero hubo un tiempo en que muchos libros medicinales estaban prohibidos por la Inquisición hasta tal punto que leerlos o difundirlos podía suponer ser acusado de herejía e incluso ser quemado en la hoguera. Parece sorprendente pero en aquellos tiempos eran considerados brujería hechos tales como ayudar a reducir el dolor de una mujer en un parto o recoger plantas medicinales del campo. Por eso me llama enormemente la atención que la Escuela dé consejos de belleza como el cambio de color de los cabellos y de los labios y dé los conocimientos necesarios, y más aún precisamente a mujeres, para el ejercicio de la medicina general. Hay que dar un merecido reconocimiento de Escuela de Salerno por adelantada a sus tiempos.

    http://www.vallenajerilla.com/berceo/florilegio/rucquoi/mujermedieval.htm http://www.heilpraktiker.es/hi-servicios/revista/index.php?id=50 http://www.portalplanetasedna.com.ar/quema_libros.htm

  4. Miguel Angel Arribas on marzo 23rd, 2008 21:07

    Estimada Mª José.

    Muy interesantes tus observaciones a la situación de la mujer en la Edad Media.
    Efectivamente la Escuela de Salerno fue una ‘adelantada’ en muchos aspectos.
    Su sucesora en el tiempo–la Escuela de Montpellier–también brindaba a la mujer , capítulos dedicados a su cuidado. Uno de sus magister, Bernardo de Gordonio, escribe a principios del siglo XIV :
    De los afeites de las mujeres; Medicina para hermosear;Medicina para enrojecer las mejillas, etc.

    Un afectuoso saludo

    Miguel Angel

  5. Helia González Rivero on abril 5th, 2008 22:13

    Se comenta que el hecho de que un médico en la Edad Media no pudiese tratar a una mujer de ciertos problemas íntimos hizo que ellas se metieran en el mundo de la medicina. Se dice que de esta situación surgió la figura fundamental de las parteras y las matronas. Pues bien, mirado esto desde el siglo XXI y desde una constante lucha por el reconocimiento efectivo del trabajo científico femenino, puedo sonar algo injusto y poco riguroso. Aparte de que las mujeres conociesen remedios caseros que podían curar ciertas afecciones, muchas se volcaron en la medicina con verdadera pasión. Este fue el caso de Trótula de Salerno. Tanto ella como el resto de las médicas que surgieron de esa escuela medieval se merecen un justo reconocimiento. Si desde nuestra sociedad actual luchamos porque se reconozcan los méritos de las mujeres sin tener en cuenta que lo son, debemos hacer también un ejercicio de memoria histórica buscando modelos y referentes femeninos como ellas.

    http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=9471

    http://www.sabuco.com/ei/fil%C3%B3sofas_y_cient%C3%ADficas_medieval.htm

    http://www.fuenterrebollo.com/faqs-numismatica/mujeres-edad-media.html

  6. Ester Sáiz Polo on abril 6th, 2008 20:54

    Siempre se ha dejado que la mujer se ocupara de ser la matrona, de los partos; lo que hoy se llama comúnmente la profesión de Enfermería, dedicada a ayudar pero nunca para ejercerla por sí sola como médico; y sorprende ver como ya en esa época existía ese tipo de ‘escuela’ en la que no había prejuicios y se podía practicar libremente. Es más, algunas mujeres que hacían experimentos con fórmulas de plantas, lo que en los hombres se llamaba la alquimia, en las mujeres era ser hereje o bruja; y más de una mujer fue quemada por este motivo.
    La pena es que la falta de compromiso y de visión hicieron que fuera saqueada y no sólo esto, sino abolida por el general Murat.
    Pero a pesar de esto no se ha olvidado, sino que a perdurado su obra; y gracias a ello hemos podido ver que no todo el mundo tenia el mismo concepto de lo que puede significar la mujer y lo que puede aportar a la sociedad.

    http://members.fortunecity.com/hermesito/mujeral.htm

    http://anm.encolombia.com/academ25363-enfermeria.htm

    http://www.um.es/eglobal/7/07e04.html

  7. Ester Sáiz Polo on abril 6th, 2008 20:57

    Siempre se ha dejado que la mujer se ocupara de ser la matrona, de los partos; lo que hoy se llama comúnmente la profesión de Enfermería, dedicada a ayudar pero nunca para ejercerla por sí sola como médico; y sorprende ver como ya en esa época existía ese tipo de “escuela” en la que no había prejuicios y se podía practicar libremente. Es más, algunas mujeres que hacían experimentos con fórmulas de plantas, lo que en los hombres se llamaba la alquimia, en las mujeres era ser hereje o bruja; y más de una mujer fue quemada por este motivo.
    La pena es que la falta de compromiso y de visión hicieron que fuera saqueada y no sólo esto, sino abolida por el general Murat.
    Pero a pesar de esto no se ha olvidado, sino que a perdurado su obra; y gracias a ello hemos podido ver que no todo el mundo tenia el mismo concepto de lo que puede significar la mujer y lo que puede aportar a la sociedad.
    Quisiera seguir animando a este tipo de artículos. Un saludo.

    http://members.fortunecity.com/hermesito/mujeral.htm

    http://anm.encolombia.com/academ25363-enfermeria.htm

    http://www.um.es/eglobal/7/07e04.html

  8. Ester Saiz polo on abril 6th, 2008 21:23

    Siempre se ha dejado que la mujer se ocupara de ser la matrona, de los partos; lo que hoy se llama comúnmente la profesión de Enfermería, dedicada a ayudar pero nunca para ejercerla por sí sola como médico; y sorprende ver como ya en esa época existía ese tipo de “escuela” en la que no había prejuicios y se podía practicar libremente. Es más, algunas mujeres que hacían experimentos con fórmulas de plantas, lo que en los hombres se llamaba la alquimia, en las mujeres era ser hereje o bruja; y más de una mujer fue quemada por este motivo.
    La pena es que la falta de compromiso y de visión hicieron que fuera saqueada y no sólo esto, sino abolida por el general Murat.
    Pero a pesar de esto no se ha olvidado, sino que a perdurado su obra; y gracias a ello hemos podido ver que no todo el mundo tenia el mismo concepto de lo que puede significar la mujer y lo que puede aportar a la sociedad.

    http://members.fortunecity.com/hermesito/mujeral.htm

    http://anm.encolombia.com/academ25363-enfermeria.htm

    http://www.um.es/eglobal/7/07e04.html

  9. Miguel Angel Arribas on abril 7th, 2008 13:37

    Estimada Helia:

    Mostrar los ejemplos de notables mujeres que supieron enfrentarse a los numerosos obstáculos que se oponían a su vocación médica es uno de los objetivos de este temario.

    Trótula y su Escuela escriben uno de los episodios más interesantes de una medicina hecha por mujeres.

    Afectuosos saludos

  10. Susana Martínez on septiembre 7th, 2008 11:54

    Lo primero es expresar mi alegría por leer artículos como éste. Es interesante y educativo. Es increíble conocer como en plena Edad Media, en donde la mujer estaba relegada al olvido, y por supuesto, no podía ejercer la medicina, la escuela de Salerno abrió sus puertas y brindó a las mujeres la oportunidad de formarse en medicina. Reitero mi admiración por esta escuela tan avanzada a su tiempo. Quizá pudo ser su ubicación, situada en la zona del mediterráneo, la que introdujo los saberes del mundo culto.

    Culturas como la griega, romana, judía y árabe se unieron y convirtieron a la escuela de Salerno en una de las más importantes escuelas de medicina. No puedo olvidarme de dar un especial reconocimiento a todas las mujeres médico que salieron de esta escuela, en particular a Trótula. Me ha llamado mucho la atención sus escritos sobre lo que hoy, siglos después, en ginecología y obstetricia se conoce como episiotomía (practicar los oportunos cortes y suturas en el caso de que vayan a producirse desgarros del periné en el transcurso del parto)

    http://www.fmujeresprogresistas.org/fichavisibilidad/Trotula.htm

    http://www.compumedicina.com/historia/hm_131100.htm

    http://www.portalplanetasedna.com.ar/universidad_medieval.htm

Deja una respuesta