Archivo de agosto, 2008

Ana de Osorio, condesa de Chinchón y la corteza de quina

cinchonapubescens03.jpg

Elevada a Villa por Enrique IV y a Ciudad “muy noble y muy leal” merced a Felipe V, Chinchón es uno de los más bellos lugares de la Comunidad de Madrid.

Una ciudad que también ha quedado para siempre unida a la Historia de la Medicina y de la Farmacia gracias a una noble dama del siglo XVII, Ana de Osorio, condesa de Chinchón y a la corteza de quina.

En la particular historia del empleo de la corteza de quina en terapéutica, es importante el que juega doña Ana de Osorio, esposa del conde de Chinchón, virrey del Perú.

Una particular historia que se inicia con las crónicas americanas que nos cuentan como los indios peruanos curaban sus fiebres tropicales bebiendo infusiones de la corteza de una clase de árboles “de gran belleza por la elegancia del tronco, follaje y flores de la familia de las rubiáceas”, que será mas comúnmente conocido como árbol de la quina.

Las noticias de las propiedades curativas de la quina, no tardarán en llegar a oídos de los médicos al servicio de los altos dignatarios que España enviaba a las colonias americanas.

A ello contribuirá, sin duda alguna, el hecho de que los polvos de la corteza de quina han sido empleados con éxito en las fiebres o calenturas tercianas de Don Juan Lopes de Cañizares y posteriormente en la propia Condesa de Chinchón.

Así es posible leerlo en el prólogo que escribe Manuel Hernández de Gregorio, boticario de la Corte, para la edición póstuma del libro El arcano de la Quina de José Celestino Mutis (1732-1808):

Un corregidor de Loxa después de haberla recibido de manos de un indio, y experimentado él mismo sus felices efectos en 1636, se la regaló en 1638 al virrey del nuevo reino de Granada, Don Gregorio Fernández de cabrera, conde de Chinchón, de donde tomó el nombre de Chinchona, y la condesa, su esposa, después de haberla hecho ensayar con felices resultados en el Hospital de Lima, fue la primera europea que experimentó sus maravillosos efectos

Las crónicas amplían estos datos asegurando que la condesa sufría de “fiebres tercianas” y que el médico del virrey, don Juan de la Vega, le había administrado la corteza de quina, consiguiendo su curación. Será precisamente este físico quien traerá la quina a España, cuando, acompañando a la Condesa de Chinchón ,llega al puerto de Sevilla:

“...antes de promediar el siglo XVII los médicos españoles se hicieron eco de las virtudes curativas de la corteza de la quina, entre ellos, se anticiparon Juan de la Vega que la empleó en Sevilla y Pedro Barba que divulgó las propiedades del fármaco en su conocida obra Vera Praxis ad curationem tertianam (1642)” (Riera, J. 1994)

También por el mismo puerto de Sevilla comienza a llegar la corteza de quina de namos de la Orden de los jesuitas, siendo un Procurador de la Orden, el cardenal de Lugo, quien la lleve hasta Roma.

El nuevo fármaco conocerá uno de los más espectaculares éxitos terapéuticos. A ello no será ajeno las noticias de la curación, gracias a su empleo, de unas “calenturas” de Luis XIV, a quien dos cardenales, el cardenal Mazarino y nuestro cardenal de Lugo, hacen llegar la corteza de quina.

Rápidamente se irán ampliando las variedades de quina -roja, amarilla y blanca- e irá recibiendo los más diversos nombres: quina cascarilla, quina del Perú, kinakina.

1816, el portugués Gomes consigue aislar los alcaloides de la quina y cuatro años más tarde P.J. Pelletier y J.B. Caventou determinan las dosis más eficaces, Será finalmente obtenida sintéticamente, en 1944, por R. B. Woodward profesor de la Universidad de Harvard.

Pero en las páginas de la Historia de la Medicina figurará ya para siempre, el nombre de Ana de Osorio, condesa de Chinchón, asociado al fármaco extraído de la corteza del bello árbol de la quina. Un género de árbol al que el gran botánico Linneo, bautizará ,en 1742, y en honor de doña Ana de Osorio, como Chinchona officinalis.

La nueva era de la cultura, que también es científica

En el post anterior presentamos el Master en Cultura Científica, y en este me propongo concretar algunos de sus puntos fuertes y perspectivas profesionales. La primera pregunta a la que debemos dar respuesta es ¿quiénes pueden ser los mediadores de la cultura científica en nuestra sociedad?. Evidentemente, es ideal encontrarnos, de vez en cuando, con científicos que destancando en su campo profesional también son capaces de comunicar lo que hacen a otros niveles, no solo el técnico y especializado. Cada vez son más , afortunadamente, los que se encuentran implicados en acciones de divulgación de la ciencia, promovidas desde las universidades, los museos y las administraciones o fundaciones diversas. Pero este tipo de actividades no dejan de ser complementarias a su actividad principal siendo necesario formar profesionales que se dediquen de forma exclusiva a diseñar y organizar la comunicación científica y las acciones de política científica hacia una sociedad que demanda mayores cotas de información. Esto es lo que se pretende desde el Master y por ello está dirigido a licenciados  en cualquier rama que deseen orientar su actividad profesional hacia el ámbito de la Cultura Científica. En particular y entre otras posibilidades, está dirigido a:

-Profesores de Enseñanza Media.

-Filósofos, historiadores y sociólogos de la Ciencia.

-Directivos y responsables de gestión, museólogos de Ciencia y equipos de didáctica de Centros interactivos y Museos de Ciencia.

-Licenciados que quieran orientar su actividad profesional hacia la didáctica, divulgación o gestión de la ciencia, desde Museos y Centros Interactivos, administraciones públicas y otras instituciones públicas o privadas (fundaciones, gabinetes de prensa de empresas tecnológicas etc).

-Periodistas científicos y Licenciados en Ciencias o Periodismo que quieran orientar su actividad hacia la Difvulgación de Ciencia y Tecnología y la comunicación corporativa técnica y científica.

-Responsables institucionales y técnicos en gestión de política científica de todas las administraciones.

Como podeis imaginaros los objetivos son amplios siendo el principal el formar Profesionales en Cultura Científica, pero también cuenta con otros no menos importantes:

-Impulsar la cultura científica.

-Elevar el nivel de formación de los distintos sectores vinculados con la difusión de la ciencia y la tecnología

-Acercar a los divulgadores, periodistas y gestores a los protagonistas reales de la ciencia y la tecnología española.

-Facilitar el acceso de los alumnos a las herramientas que deben utilizar para su futuro trabajo: conocimiento de las líneas de actuación de los mejores museos del mundo, comprensión y estímulo hacia la creación imaginativa de publicaciones, exposiciones, presentaciones, programas de radio, etc.

-Impulsar la penetración de herramientas interactivas y on-line para el desarrollo de programas de cultura científica.

-Generar, a través de las actividades del Master contenidos audiovisuales educativos que faciliten la divulgación de contenidos científicos.

Las salidas profesionales se encuentran en la actualidad muchas de ellas en pleno desarrollo. El interés creciente por la cultura científica, cuya complejidad es a menudo dificilmente transmisible desde un periódico o revista, desde un museo, un planetario, una casa de las ciencias o desde cualquier centro de interpretación asociado a las instituciones científicas que cada vez son más responsables de comunicar hacia el exterior la labor por ellos realizada, va a incrementar la demanda de personas de amplios conocimientos en materia de cultura científica.

La labores de didáctica científica están permitiendo  la creación de nuevos puestos para profesionales con gran capacidad creativa para trabajar en los departamentos de didáctica de los museos, instituciones científicas, parques tecnológicos, centros de divulgación, así como en empresas  dedicadas a la divulgación (editoriales, revistas etc).

La necesidad de contar con expertos en cultura científica en gabinetes de comunicación de  organismos públicos, museos, centros de ciencia,  y órganos gestores de los que dependen estas instituciones, es ya una realidad. La falta de conocimiento de muchos gestores de distintas administraciones de las que dependen los centros mencionados, que carecen a menudo de unos conocimientos adecuados para evaluar la calidad de los proyectos solicitados  por los centros de ellos dependientes, abre una nueva posibilidad para profesionales con mayor formación en este campo.

Los profesionales del periodismo y de la enseñanza pueden mejorar su formación, con una puesta al día de un amplio abanico de conocimientos y experiencias, lo que puede mejorar su formación, permitiéndoles aspirar a puestos más especializados y de mayor responsabilidad.

Y otras tareas de reflexión sobre la sociedad actual que no pueden desligarse del desarrollo científico y tecnológico, encontrarían un buen fundamento en el temario desarrollado por el master. Estas actividades vienen siendo desarrolladas desde institutos de investigación o la propia Universidad por Filósofos, Historiadores y Sociólogos de la Ciencia, y que van ocupando puestos poco a poco en administraciones públicas, en departamentos que realizan estudios de percepción, en recursos humanos de empresas con base tecnológica etc,

Los profesionales vinculados con le edición de materiales educativos de distinta índole o los expertos en creación de exposiciones van a poder adquirir nuevas ideas a partir del contacto con los científicos y los especialistas en museos, especialistas en didáctica etc, dado que las tormentas de ideas van a ser la principal riqueza de este master.

El hecho de que sus alumnos vayan a conseguir un título respaldado por la UCM y la UPM es un valor añadido a la mejora de la consideración de su CV, dada la relevancia profesional de los especialistas de este curso.

Puntos fuertes del proyecto:

1. Profesores del máximo rango académico y profesional

2. Se encuentran representadas la gran mayoría de la las instituciones que forman parte del tejido científico y tecnológico español

3. Magister UCM en colaboración con la UPM,y la UAM.

4. Programa apoyado y participado por el Patronato y el Consejo científico de la FAMNCT

5. Programa único en España  y de los únicos en el extranjero, valorado muy positivamente por CIMUSET (International Committee for Museums and Collections of Science and Technology perteneciente a ICOM-UNESCO).A unque existen otras iniciativas que muy parcialmente se encuentran relacionadas con alguno de los temas a desarrollar en el Master, nunca como en este master, se han vinculado temas como política científica, panorama científico y tecnológico actual, historia y didactica de la ciencia etc. 

6. Desarrollo de la 2ª edición on-line, con lo que se amplia el numero potencial de alumnos a todos aquellos de habla hispana.

7. Generación de contenidos audiovisuales educativos y científicos.

8. Internacionalización de la ciencia y los científicos españoles junto a las instituciones y empresas colaboradoras.

9. Posible desarrollo de actividades complementarias al hilo del master.

10. Programa lectivo exigente y de calidad de un curso académico completo de duración al que hay que añadir prácticas en empresas e instituciones diversas.

Puedes encontrar más información en www.culturacientifica.es o descargándote folleto-informativo.pdf y el cartel cultura-cientifica.pdf

La cultura cientifica con enfoque profesional !

Aunque este Blog se dedica a la temática de mujer y ciencia, no cabe duda que cualquier iniciativa dedicada a fomentar la adquisición de cultura científica de nuestra sociedad encaja entre sus fines últimos. Por eso, no podíamos dejar de comentar aquí una nueva iniciativa para crear profesionales de la cultura científica que tan necesarios nos parecen. 

Los estudios recientes de percepción llevados a cabo por el MEC y la FECYT  siguen confirmando un déficit de cultura científico-tecnológica en la sociedad española, situación que se relaciona con una lamentable concepción cultural de la educación reglada en nuestro País, en la que la ciencia y la tecnología no han sido valorados  como un área fundamental de los conocimientos básicos de la formación integral de todos los alumnos en las primeras etapas  de su formación.

Por otro lado la llamada educación no reglada en estas materias, tiene en otros países  una enorme tradición y un nivel de excelencia que ha dado frutos considerables, mensurables en el interés y evolución de su propia ciencia y en el incremento de vocaciones científicas y técnicas, desarrollada en sus museos y science centres en el mundo anglosajón. Sin embargo en España este tipo de educación  ha tenido un desarrollo más aparente que real en la mayoría de instalaciones de éste tipo, donde por diferentes motivos, los equipos que se ocupan de sus programaciones carecen a menudo de la formación que sería deseable para mejorar, precisamente, ese nivel de excelencia y con ello su efectividad.

Por ello, parece muy recomendable impulsar actuaciones que potencien la cultura científico-tecnológica de la sociedad en su conjunto, dado que ya se ha demostrado su utilidad, al revertir en la consolidación de una sociedad moderna, que con este tipo de actuaciones entiende que la investigación científica, el desarrollo e innovación tecnológica son  factores claves para el crecimiento económico a largo plazo y, con ello, del bienestar de la ciudadanía, sin olvidar la perspectiva de género.

La Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Politécnica de Madrid, y la Fundación de Apoyo al Museo Nacional de Ciencia y Tecnología han diseñado un Curso Magíster en materia de historia, gestión y difusión de la cultura científica de 80 créditos, que se desarrollará por vez primera en el curso 2008-09. Leer más