HIPATIA DE ALEJANDRÍA, UNA MUJER ADELANTADA A SU TIEMPO

 

hipatia.jpg

Seguramente el nombre de Hipatia de Alejandría no nos suene demasiado, pero es otra de las tantas mujeres que han trabajado duramente y han contribuido de forma notable a la Ciencia.

Nació en Alejandría y era hija de Teón de Alejandría, un gran matemático y astrónomo. Hipatia vivió desde siempre relacionada con este entorno, ya que su padre trabajó en la Biblioteca del Serapeo. Además, seguramente estudió Matemáticas y Astronomía por la influencia de su padre, quien también le transmitió su interés por lo aún desconocido, algo realmente poco común en el siglo IV.

Hipatia fue una de las primeras mujeres que se aproximó a lo que hoy en día entendemos como científica, ya que fue una gran investigadora para su tiempo. Alcanzó tal fama, que empezó a impartir clases de Filosofía (centrándose en Plotino, Aristóteles y la filosofía neoplatónica). De hecho, asistían a escuchar sus lecciones alumnos desde diversos lugares del mundo. Era una maestra cercana a sus alumnos e involucrada en su trabajo. La mayoría de los datos que se conocen respecto a ella los aportó Sinesio de Cirene, obispo que había sido su alumno. Es gracias a él por lo que se conocen las obras de esta genial mujer, ya que no se conserva ninguna de ellas.

Por si todo esto fuera poco, estudió las religiones entonces conocidas, oratoria, los principios sobre los que se basaba la enseñanza y llegó a dirigir la Escuela Neoplatónica de Alejandría.

"Vestida con el manto de los filósofos, abriéndose paso en medio de la ciudad, explicaba públicamente los escritos de Platón, o de Aristóteles, o de cualquier filósofo, a todos los que quisieran escuchar (…) Los magistrados solían consultarla en primer lugar para su administración de los asuntos de la ciudad…"

Esto demuestra que tuvo gran influencia en muchos campos. No obstante, quedaría incompleto el reconocimiento a su labor si acabara aquí, pues entre sus innumerables aportaciones se encuentran: un destilador de agua, un hidrómetro graduado para medir la densidad de los líquidos y un aparato para medir el nivel del agua. Esto es debido a que tenía también interés por la mecánica y llevaba a la práctica sus conocimientos.

Sin embargo, el poder e influencia de los que gozaba Hipatia al principio, se vieron suprimidos cuando comenzó en Alejandría la cristianización y la eliminación de la libertad religiosa. Al igual que otros filósofos, especialmente los seguidores de Platón, Hipatia fue perseguida. Algunos se convirtieron al Cristianismo, pero ella no lo hizo. Era considerada una pagana y, a la vez, temida por su sabiduría y conocimientos científicos.

Por desgracia, el afán por el poder y por imponer una única mentalidad religiosa que tenía Cirilo, gobernador de Alejandría, y sus seguidores, fue asesinada. Se cree que un grupo de fanáticos la asaltaron cuando iba en carruaje a su casa. Hipatia tendría más o menos 60 años y fue brutalmente golpeada hasta que murió. A pesar de todas las contribuciones que hizo para que se pudiera entender un poco mejor el universo en el que vivimos, no tuvo una muerte digna ni fue respetada, pues sus asesinos pasearon sus restos por la ciudad en señal de triunfo.

El conocimiento que tenemos de las obras que escribió no está muy claro ya que no se conserva ninguna. Realizó muchos escritos pero no le fueron atribuidos. No obstante, se sabe que escribió comentarios en libros de otros autores como “Aritmética” y “Secciones crónicas”. También realizó un canon astronómico, tablas astronómicas, e incluso, cartografiando los cuerpos celestes, elaboró un planisferio.

Absolutamente excepcional fue Hipatia de Alejandría y, sin embargo, es muy poco conocida. Se interesó por muchísimos aspectos y se preocupó de conocerlos y explorarlos todo lo posible. A pesar del poco reconocimiento que se les daba a las mujeres en el siglo IV, Hipatia logró con creces ser admirada por los que sabía valorar la importancia del conocimiento y el estudio. Por ello, aunque con el tiempo, ha caído en el olvido, quiero rendir homenaje a esta gran mujer. Termino con una cita de Sócrates Escolástico acerca de ella:

"Consiguió tal grado de cultura que superó de largo a todos los filósofos contemporáneos. Heredera de la escuela neoplatónica de Plotino, explicaba todas las ciencias filosóficas a quien lo deseara. Con este motivo, quien quería pensar filosóficamente iba desde cualquier lugar hasta donde ella se encontraba"

 

 

 

 

http://www.craaltaribagorza.net/article.php3?id_article=587

 

http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/act_permanentes/mate/anecdotas/mate4l.htm

 

http://ciencia.astroseti.org/matematicas/articulo.php?num=3515

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Hipatia_de_Alejandr%C3%ADa

 

http://www.alfinal.com/monografias/hipatia.shtml

Be Sociable, Share!

5 Comentarios to “HIPATIA DE ALEJANDRÍA, UNA MUJER ADELANTADA A SU TIEMPO”

  1. Alfonso Pérez-Andújar Cavestany on marzo 17th, 2009 21:55

    Efectivamente Hipatia de Alejandría construyó, entre muchos instrumentos científicos, un hidroscopio o hidrómetro graduado de latón. Es interesante estudiar la correspondencia entre Hipatia de Alejandría y Sinesio de Cirene, obispo y alumno suyo, como se ha comentado en el presente artículo. Véase, por tomar un ejemplo, la carta 15 de Sinesio de Cirene a Hipatia, donde le confía que su fortuna es “tan miserable, que necesita un hidrómetro”, para lo cual no duda en explicarle a Hipatia cómo construirlo: “Mira que se me funda y arme uno en latón. El instrumento en cuestión es un tubo cilíndrico, con forma de y tamaño de flauta. Tiene muescas en disposición perpendicular, de modo y manera que uno puede calcular el peso del agua.”
    Es conocida la admiración de Sinesio por Hipatia; puede sorprender, de igual manera, la confianza con que se correspondía con ella, explicándole que el hidrómetro debía formar “un cono en una de las extremidades, colocado muy cerca del tubo.” Para más señas, le explica: “A esto le llamamos barilio. [...] Contando las muescas, uno puede establecer el peso del agua”
    No está claro si fue Hipatia de Alejandría quien inventó el hidrómetro; tampoco está claro que fuera Sinesio de Cirene. En cualquier caso, ambos aportaron su granito de arena.

    http://www.geocities.com/athens/acropolis/5164/sletter15.html

    http://en.wikipedia.org/wiki/Synesius_of_Cyrene

    http://www.newbanner.com/AboutPic/athena/raphael/nbi_hypa.html

  2. Mayte Bodoque on abril 5th, 2009 16:15

    Alejandría en el siglo cuarto era un lugar difícil para vivir. Al empezar la reforma de San Cirilo y como en la gran mayoría de reformas cristianas se acabó con todo lo que no tenía que ver con las sagradas escrituras. Este afán devastador del cristianismo hizo que el mundo científico y el teológico-religioso se separasen, cuando siempre habían ido de la mano como herramienta para conseguir una mayor sabiduría.
    El ejemplo más claro lo encontramos en Hipatia, la última directora de la biblioteca de Alejandría. Profesora, filósofa, matemática, astrónoma…cultivaba prácticamente todos los campos del saber, debido a su brillantez, grandes líderes la tomaron como referente y consejera…por desgracia su muerte y la caída de la ciudad fueron uno.
    La muerte de Hipatia, fue consecuencia de la mano de Cirilo, pero seguramente no fue sólo por sus diferencias religiosas. Fuentes como Sócrates Escolástico, nos refieren que entre los alumnos de Hipatia se encontraba Orestes, el prefecto imperial, el cual informó sobre los desacuerdos entre la política de Cirilo y el edicto de tolerancia que había promulgado Teodosio el Grande en 381. Esto hizo que hubiera disputas entre el prefecto imperial y el obispo. Rumores en la ciudad decía que era Hipatía quién le mostraba estas ideas a Orestes, lo cual es a mi punto de vista la verdadera causa de su muerte, ya que la obtención del poder es un motivo más que importante para matar a una persona y una desgraciada constante en la historia del cristianismo.
    Dentro de poco llegará a todos los públicos la figura de Hipatia, ya que Amenabar la ha tomado como protagonista para su última película, Agora.

    http://www.cayocesarcaligula.com.ar/hipatia

    http://kabemayor.blogspot.com/2009/03/hipatia-de-alejandria-by-amenabar.html

    http://www.luventicus.org/articulos/02Tr001/index.html

  3. Alfonso Pérez-Andújar on abril 14th, 2009 14:27

    Es conocida la admiración que muchos hombres profesan a muchas mujeres, y también su secretismo a la hora del reconocimiento, que a duras penas hacen público.
    Un posible caso lo tenemos en el obispo Sinesio de Cirene, que (y sin querer hacerle partícipe de dicho patrón de comportamiento, sino quizá advertir su predisposición, siempre tan fácil, al elogio privado) no dudaba en loar a la “augusta señora” Hipatia en su décima carta.
    “Llevo largo tiempo reprochándote”, le escribía el obispo, “que no me estimo digno de tus cartas, y no porque haya hecho algo malo, sino porque soy desafortunado en muchas cosas, quizá en tantas cosas como pueda serlo un hombre”.
    Hipatia tuvo la mala suerte de vivir en una época que, si bien no tan diferente a la nuestra, la convirtió en objeto de las disputas de los hombres. Ella se encontró en una tierra de nadie donde chocaron con virulencia los argumentos de sus defensores y detractores, que al final, ya fuera por olvido o porque, realmente, Hipatia no era sino la vara de medir de su vanidad y su envidia, lograron enterrar una gran oportunidad. La oportunidad de que el hecho de que una mujer presidiera la biblioteca de Alejandría se convirtiera en un símbolo.
    A fin de cuentas, Sinesio ya le reconoció en esta misma carta a la filósofa que “su mayor pérdida” era “la ausencia de tu espíritu divino (de Hipatia)”.

    http://www.geocities.com/athens/acropolis/5164/sletter10.html

    http://en.wikipedia.org/wiki/Hypatia_of_Alexandria

    http://cosmopolis.com/alexandria/hypatia-bio-suda.html

  4. Alfonso Pérez-Andújar on abril 14th, 2009 21:46

    En la carta 16, Sinesio de Cirene, obispo platonista y alumno fervoroso de Hipatia de Alejandría, le confiesa a su admirada “madre, maestra, benefactora” que “está escribiendo esta carta desde la cama”, debido a que “a la estela de mi sufrimiento mental, ha seguido mi debilidad física”. Asegura el obispo, desde su estado de postración, que el “recuerdo de mis hijos fallecidos consume mis fuerzas, gota a gota”.
    Llama la atención el nivel de confianza que tiene el obispo de Alejandría, avispado político y capaz organizador militar, con una mujer que se dedica a la ciencia. Va más allá al confiarle que se ve a sí mismo con dos opciones, “dejar de vivir, o dejar de pensar en la tumba de sus hijos”, lo que significa que si el recuerdo no moría, moriría él.
    Tal era el respeto que tenía el obispo por la científica, a la que pide ayuda como madre, que tampoco duda en reconocerle a ella que si “alguno de mis asuntos es de tu interés, haces bien, y si alguno de ellos no lo es, tampoco lo es para mí”.
    El obispo Sinesio de Cirene es el polo opuesto del obispo Cirilo de Alejandría: mientras uno profesó una admiración colosal hacia la científica, el otro dirigió a sus huestes iracundas contra ella y le provocó, en última instancia, una muerte espantosa.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Synesius

    http://www.polyamory.org/~howard/Hypatia/primary-sources.html

    http://www.geocities.com/athens/acropolis/5164/sletter16.html

  5. Cristina C. P. on mayo 4th, 2009 10:54

    Hipatia de Alejandría fue, sin duda, una de las primeras mujeres en la historia que contribuyó al desarrollo de las matemáticas. Su padre Teón quiso que Hipatia fuera, dicho en sus propias palabras: “un ser humano perfecto” y por ello vigiló muy de cerca la educación de su mente y de su cuerpo. Hipatia que desde muy temprano en la mañana ella dedicaba varias horas al ejercicio físico, después tomaba baños que la relajaban y le permitían concentrar la mente para dedicarse, el resto del día, al estudio de las ciencias, la música y la filosofía. Al parecer este riguroso entrenamiento consiguió su objetivo pues a decir de Sócrates Escolástico, historiador de Hipatia, 120 años después de su muerte: “la belleza, inteligencia y talento de esta gran mujer fueron legendarios, superó a su padre en todos los campos del saber, especialmente en la observación de los astros”. Hipatia se convirtió en una de las mejores científicas y filósofas de su época, erudita de un conocimiento que los cristianos identificaban con el paganismo y que por tanto perseguían.
    Los cristianos quemaron y destruyeron todos los templos y centros griegos, persiguieron a todos los académicos obligándolos a convertirse al cristianismo si no querían morir. Hipatia se negó; se negó a convertirse al cristianismo, se negó a renunciar al conocimiento griego, a la filosofía y a la ciencia que por más de veinte años había aprendido y enseñado en el Museo. En la cuaresma, en marzo del 415, acusada de conspirar contra el patriarca cristiano de Alejandría, fue asesinada. Sin duda al asesinar a Hipatia asesinaron a una mujer, a una matemática y filósofa, la primera en la historia y la más notable de su época; pero no pudieron asesinar el pensamiento filosófico y matemático griego.
    http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/act_permanentes/mate/anecdotas/mate4l.htm
    http://terraeantiqvae.blogia.com/2007/113001-hipatia-de-alejandria-la-primera-mujer-cientifica-de-la-historia.php
    http://ciencia.astroseti.org/matematicas/articulo.php?num=3515

Deja una respuesta