Archivo de octubre, 2010

La primera mujer universitaria española: María Goyri

Este año se cumplen los 100 años desde que las mujeres españolas pudieron acceder a la Universidad y también que se las habilitara para ejercer las profesiones correspondientes.  Porque aunque recibieran la misma preparación que los hombres, la ley les prohibía ejercerlas.  Acababa así además, desde el punto de vista histórico, el punto de vista de que las mujeres podían alcanzar el mismo nivel de conocimiento intelectual y el mismo desarrollo profesional.

María Goyri ingresó como oyente en la universidad en el año 1.891 y fue la primera universitaria española de la época contemporánea.  Aunque su nombre hoy no es muy recordado. Y es que antes de la Contrarreforma nuestro país era uno de los más cerrados en materia de instrucción del género femenino.

Se cruzó en el camino con Concepción Arenal y Emilia Pardo Bazán. Trabajó en la Institución Libre de Enseñanza. Y dedicó sus últimos años a la investigación filológica.
maria_goyri_1.jpg

Hay un momento clave en el que la anciana Doña Concepción, la genial Doña Emilia, y la jovencísima María cruzan sus caminos vitales, tan distintos y tan complementarios. Lo recuerda en su excelente bosquejo biográfico Antonina Rodrigo y quizá de él habría de partir una historia del feminismo español, cuando se escriba. Fue en ese mismo año de 1892, en el Ateneo de Madrid, donde tenía lugar el Congreso Pedagógico Hispano-Portugués-Americano. Salió a debate la ponencia de Concepción Arenal sobre la educación de la mujer y los dos aspectos que reclamaba: la formación intelectual y la educación física.

Otra mujer muy notable, Carmen Rojo, que dirigía la Escuela Normal de Maestras, se opuso frontalmente a la reivindicación gimnástica, hecho que puede parecer hoy trivial pero que tiene mucho sentido si pensamos en todos los tabúes y simbolismos que el cuerpo de la mujer encerraba para la época. Enconado el debate, saltó a la palestra una joven rubia, alta, de ojos verde agua, que defendió con vehemencia las tesis de Concepción Arenal. Fue tan apabullante y encendida su intervención que el salón se venía abajo con los aplausos. Doña Emilia Pardo Bazán se fue hacia la muchacha y le propinó un abrazo de los suyos, aplastante. Ahí se consagró María Goyri ante el pequeño gran mundo de las intelectuales españolas, cuya dedicación a la enseñanza ha sido la clave de su éxito final.

Pero María no hablaba a humo de pajas ni por razones meramente teóricas, sino basándose en su propia experiencia vital. Desde niña había tenido que recurrir, empujada por su madre, al ejercicio físico para combatir una artritis de origen tuberculoso. Su progenitora Doña Amalia era una mujer avanzadísima para la época, porque no sólo la metió en el gimnasio sino que la apuntó a una clase de dibujo con niños varones y le dio ella misma clases de todo, especialmente de autodisciplina.

A su empuje se debe indudablemente la seguridad en sí misma y la fe en el progreso de la mujer que llevaron a María, de familia vasca pero nacida en Madrid, ciudad en la que se instaló definitivamente a los cinco años, a ingresar como oyente en la Universidad junto a su gran amiga Carmen Gallardo en el curso del 91. Cuando Carmen quedó huérfana de padre -Don Mariano, que cumplió con ella un papel similar al de Doña Amalia en María- y se casó ese mismo año con un hombre notable, Ibáñez Marín, se dispuso a continuar su camino sola. Por poco tiempo.

Siendo una personalidad destacadísima, María era también el fruto del esfuerzo de beneméritos apóstoles de la emancipación femenina y la igualdad de los sexos, como Fernando de Castro, gran amigo de Concepción Arenal y creador de la Asociación para la Enseñanza de la Mujer. Entre las secciones académicas estaba la Escuela de Comercio, en la que la hija de Doña Amalia entró a los 12 años. A los 17 empezó a frecuentar la Institución Libre de Enseñanza y a los 18 y 19, como oyente, y ya como alumna oficial, entró en la Universidad.

maria_goyri_2.jpg
Por cierto que debía ir a la sala de profesores y entrar acompañada de éstos en el aula, sin frecuentar los pasillos ni sentarse junto a los compañeros en clase. Precauciones estúpidas, concesiones a los prejuicios de la época, que el ejemplo de María derruyó más eficazmente que todas las argumentaciones.

Curiosamente no fue allí sino otra vez en el Ateneo donde encontró al hombre de su vida, en uno de esos cruces biográficos que hacen las delicias de los historiadores. Daba allí unas conferencias Marcelino Menéndez Pelayo, volcado ya en el estudio de las ideas estéticas y de la literatura hispanoamericana, y a escucharle acudió su antiguo alumno Ramón Menéndez Pidal, ya profesor universitario.

También acudió María, que llamaba la atención en todas partes y sin duda despertó algo serio en el entonces precocísimo maestro, casi tan precoz como en su día Don Marcelino.

Inclinada vocacionalmente al estudio de la literatura española y, en especial, la primitiva, era inevitable que la casualidad diera paso a la lógica y María se convirtiera en alumna de Ramón, luego en su colaboradora y finalmente en su mujer.

Fue el híspido y atormentado sobrino del rey Sabio, el infante don Juan Manuel, quien enlazó definitivamente esos dos espíritus severamente libres. María preparaba su tesis sobre el Libro del Conde Lucanor y Ramón un estudio sobre la obra de Don Juan Manuel. Nunca se sabrá qué fue primero, el enxiemplo o el amor, pero de aquel estudio salieron juntos para el resto de sus vidas. Su luna de miel fue célebre porque la hicieron siguiendo la ruta del Cid, que así de encantadoramente estudiosa y pacata era la juventud de la época; y en honor al héroe medieval, redescubierto por Don Ramón, le pusieron a su primera hija Jimena, como la esposa de Don Rodrigo. Digna hija de María y nieta de Amalia, Jimena habría de ser la tercera mujer excepcional en la renovación pedagógica del siglo XX español.

En el estilo de la Institución pero también en el vitalísimo de la propia María, el joven matrimonio Menéndez Pidal-Goyri salía de excursión por la Sierra del Guadarrama, acompañado de Jiménez Marín-Gallardo. Iban de caza, pero no cinegética sino literaria: romances viejos conservados en la tradición oral de la sierra madrileña, en cuya Ermita del Paular pasaban los veranos.

Con los años y la maternidad -tras Jimena llegó Ramón- María empezó a ser Doña María, como Ramón llegó a ser Don Ramón. Ella era una mujer imponente, al decir de los que la veían por primera vez. Su estatura, sus ojos, su porte altivo y la energía que emanaba toda su figura la convertían en modelo de maestra.
maria_goyri_3.JPGSin embargo, era tan sincero su amor al estudio, tan compenetrada estaba con la obra que lleva el nombre de su marido, tan discretamente llevaba sus asuntos religiosos, familiares y personales que nunca fue objeto de habladurías ni de críticas. Y es incalculable, de nuevo, lo que ese ejemplo supuso para la nueva consideración de la mujer en la España de comienzos de siglo.

Además de las investigaciones sobre el Romancero, el Conde Lucanor y Lope de Vega, su única aventura sentimental -decía ella- con algunos siglos de retraso, María Goyri trabajó hasta la Guerra en el Instituto-Escuela de la Institución Libre de Enseñanza, dedicada a la docencia del español en la Preparatoria. Mantuvo siempre su querencia higienista, combinando el juego y el ejercicio físico con el intelectual, siempre severa y exigente tanto con el niño como, sobre todo, con el maestro. Igual que ella fue alumna de su madre, Jimena lo fue suya y luego maestra de maestras, del Instituto-Escuela al Colegio Estudio. No dejó tampoco de cultivar el periodismo didáctico, y ahí están sus Crónicas Femeninas en la Revista Popular.

La Guerra Civil fue una hecatombe para los Menéndez-Goyri. Estaban en el bando de Franco pero seguían defendiendo sus ideas liberales, incluyendo la educación femenina en todos los ámbitos. El retroceso sólo fue episódico, aunque sórdido. Tras las depuraciones de posguerra y los oscuros años 40, a la sombra de un Imperio de papel biblia o de papel de estraza, según los escribanos, fueron rehaciendo sus vidas y su obra. Jimena tomó el relevo educativo, mientras Doña María se consagraba al archivo familiar y la investigación filológica. Murió en 1955. Literata, pedagoga, feminista, ciudadana, su vida fue una síntesis admirable de ética y estética.

El prisionero (ó)            (ficha nº: 3773)

Versión de Corporario (ay. Aldeadávila de la Ribera, ant. Corporario, p.j. Vitigudino, Salamanca, España).   Recogida por Federico de Onís, 1910. (Archivo: AMP; Colec.: Onís, F. de (M. Goyri-R. Menéndez Pidal)). Publicada en Petersen-Web 2002, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  018 hemist.  Música no registrada.

Mes de mayo, mes de mayo,    por el tiempo los calores
cuando los bués andan gordos,    los caballos corredores,
cuando los enamorados    regalan a sus amores,
unos les regalan rosas    y otros, rositas y flores.
¡Cómo regalaré al mío,    metido en tantas prisiones
que no veo cuándo es de dia,    ni tampoco veo la noche,
sino por tres pajarcitos    que me cantan los albores:
una era la calandrra,    otra era el ruiseñor,
otra era la tortolita,    la que le entona mejor!

Referencias:

http://www.segundarepublica.com/index.php?opcion=2&id=48
http://www.lyraminima.culturaspopulares.org/actas/actas5/iglesias.pdf
http://mujeresconhuella.blogspot.com/
http://www.candidamartinez.com/bitacora/mujeres_universitarias_cien_aos_osin_pedir_permiso/
http://www.secc.es/media/docs/Dossier_baja2.pdf
http://www.esefarad.com/?p=13522
http://books.google.es/books?id=73BjtErNVQEC&pg=PA135&lpg=PA135&dq=maria+goyri&source=bl&ots=sFuwASeprS&sig=DxYViHicK0CQdby6npC9R6SX7d8&hl=es&ei=J3-tTLiXKs6z4gaKtdD3BQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=9&ved=0CDQQ6AEwCDgU#v=onepage&q&f=false

Jocelyn Bell Burner, una mujer enamorada del firmamento

La astrónoma Jocelyn Bell Burnell, nació 15 de julio de 1943 en Irlanda del Norte. Su padre fue el arquitecto para el Observatorio de Armagh, lugar que despertajocellyn1jpg.jpgba gran interés sobre Jocelyn, y por ello estudio física y se saco la licenciatura en la Universidad de Glasgow en 1965, y ese mismo año también comenzó su doctorado en la Universidad de Cambridge. Siempre  bajo la supervisión de su tutor, Antony Hewish, construyó un radiotelescopio para poder estudiar y observar los quásares. Analizaron los datos que se obtuvieron con el telescopio y notaron unas señales de radio muy rápidas. Descartaron que fueran terrestres o de satélites artificiales extraterrestres. Entonces determinaron que las señales provenían de estrellas muy masivas que rotaban a gran velocidad a las cuales llamaron Pulsares. Al primer pulsar se le conoce hoy como CP 1919, aunque debería llamarse estrella Bell.

Jocelyn estudió 400 metros del área del cielo, y fue entonces por primera vez en la historia que alguien estudiaba una gran parte de área del cielo. Al terminar su doctorado trabajó en la Universidad de Southampton, donde comenzó investigaciones sobre astronomía en rayos gamma, la University College de Londres donde investigó y enseño astronomía en rayos X  y el Royal Observatory en Edimburgo.

En 1974 sjocellyn2jpg.jpgu tutor Anthony Hewish y Martin Ryle recibieron en conjunto el premio Nobel en física, el primero dado a un trabajo astronómico por el descubrimiento hecho por Bell de los Pulsares. En 1982 fue nombrada investigadora del observatorio de Edimburgo, donde se dedicó a estudiar galaxias con la ayuda del satélite EX0SAT. También asumió la dirección del telescopio James Clerk Maxwell, de Hawai. En 1989 recibió la medalla Herschel de la Real Sociedad Astronómica de Londres por su descubrimiento de los púlsares.

Ahora está trabajando de nuevo como profesora de física en la Universidad Abierta y decano de la ciencia en Bath. Se casó en 1968 y tiene un hijo.

jocellyn3jpg.jpg

Webgrafía:
1.- http://en.wikipedia.org/wiki/Jocelyn_Bell_Burnell
2.- http://starchild.gsfc.nasa.gov/docs/StarChild/whos_who_level1/bell.html
3.- http://www.answers.com/topic/jocelyn-bell-burnell
4.- http://www.bbc.co.uk/religion/programmes/belief/scripts/jocelyn_bell_burnell.html
5.- http://www.encyclopedia.com/doc/1G2-3404700546.html
6.- http://www.mysciencecareer.ie/irish-scientists/famous-irish-scientists/jocelyn-bell-burnell-irish-star-of-astrophysics.html
7.- http://wapedia.mobi/en/Jocelyn_Bell_Burnell
8.- http://www.absoluteastronomy.com/topics/Jocelyn_Bell_Burnell
9.- http://www.britishscienceassociation.org/web/_Benefactors/_HonoraryMembers/_JocelynBellBurnell.htm

Etheldred Anna Maria Benett

Etheldred Anna Maria Benett, nacida en 1776 en Tisbury, Wiltshire, fue considerada "una de las geólogas más distinguidas" de Gran Bretaña. Aunque se le impidió ser miembro de la Sociedad Geológica de Londres debido a su condición de mujer, fue capaz de superar estas y otras limitaciones, llegando a realizar trabajos que hoy en día aún se usan como referencia.

Su interés por la historia natural surgió a raíz del matrimonio de su hermano con Lucy Lambert, que era hermana de Aylmer Bourke Lambert, miembro fundador de la Linnean Society y miembro también de la Sociedad Geológica de Londres. Aylmer Bourke Lambert era también un gran coleccionista de fósiles y un entusiasta de los descubrimientos en estratigrafía de William Smith, en los que introdujo a Etheldred.

Etheldred Anna Maria Benett1Nunca se casó y además era económicamente independiente, pues era hija de un latifundista, lo que hizo que pudiera aprovechar la mayor parte de su tiempo y energías en dedicarse ampliamente a sus investigaciones científicas y a coleccionar fósiles, de los que llegó a reunir una gran colección que en 1813 fue reconocida por su importancia científica al aparecer en las ilustraciones del Mineral Conchology of Great Britain de Sowerby. Poco más tarde, en 1816, Soweby, sin pedirle permiso, publicó una descripción estrato por estrato que ella le había enviado de la mina Upper Chicksgrove (Tisbury), y que fue una de las primeras descripciones de estas características e imitada posteriormente.

Una de sus características principales era su cuidado y precisión en el trabajo. En una carta al famoso paleontólogo Mantell de Sussex, que trabajaba en rocas de edad similar a las de Wiltshire, le explicaba cómo no acertaba a comprender por qué la Sociedad Geológica de Londres no había incluido los fósiles que ella había coleccionado, al publicar unos trabajos. Y es que, además de con Mantell, mantenía una correspondencia muy activa con los más importantes geólogos de aquel tiempo.

En 1818 pensó en publicar un catálogo estratigráfico de la clasificación de su extensa colección, pero tuvo que posponerlo a causa de la entrada de su hermano en política, motivo que arrinconó temporalmente sus intereses. Este trabajo aparecería finalmente en 1831 como una sección en el tercer volumen de Historia de la moderna Wiltshire de Sir Richard Colt Hoare. En ese mismo año, hizo una reedición separadamente, con alguna revisión, como el Catálogo de los Restos Orgánicos del Condado de Wilts. Etheldred Anna Maria Benett2Este catálogo fue muy reputado en aquel tiempo y contenía un importante número de nuevos taxones que fue la primera en ilustrar.

Sus logros, tanto en el coleccionismo e identificación de fósiles y estratos, como en la publicación de trabajos originales fueron insólitos considerando las dificultades que encontraba una mujer en esa época. Etheldred murió en el año 1845. Desafortunadamente, no hay retratos de esta excelente científica, solo su silueta sobrevive.

Para leer más acerca del papel de Anna Maria Benett y otras geólogas, pueden consultarse además:

http://www.geolsoc.org.uk/gsl/cache/offonce/publications/bookshop/pid/3090;jsessionid=BD6D63EDB377C89223AF48925EC84800

http://www.raco.cat/index.php/ect/article/viewFile/106798/133566

http://www.jstor.org/pss/4064955

http://chesterrep.openrepository.com/cdr/bitstream/10034/12138/1/burek-firstladygeologist.pdf

http://www.jstor.org/pss/4065063

http://www.chawton.org/library/research/bennett_anna_biog.pdf

http://quarriesandbeyond.org/geology/early_geologists_etc.html

http://sp.lyellcollection.org/cgi/reprint/281/1/1

Las mujeres científicas en la Unión Europea

Desde la Unión Europea se promueven varias iniciativas para visibilizar y poner en valor el papel de la mujer científica. Uno de los programas es Woman in Science, desde donde acercan al público las mujeres científicas más relevantes en la historia de la ciencia. En palabras del Comisario de Ciencia e Investigación de la Unión Europea, Janez Potočnik:

Por mucho tiempo en la historia, las mujeres han sido oficialmente excluidas del reino científico. Sin embargo, su invisibilidad no significa que la ciencia sea un mundo exclusivo de hombres. Muchas mujeres, a traves de los siglos, han conseguido superar su marginación y ser excelentes en el área de conocimiento que eligieron, haciendo con ello una contribución vital al conocimiento humano. 

women.jpg

Por ello, han publicado un libro y editado unos audios (que se pueden encontrar en la página: http://ec.europa.eu/research/index.cfm?lg=es&pg=wisaudiobook) donde se explican los aspectos más relevantes de algunas heroinas de la ciencia en Europa. Tanto el texto como el sonido están en inglés, pero son suficientemente claros y accesibles al público general. Algunas de las mujeres escogidas son Hypatia, Maria Sybilla Merian, Maria Gaetana Agnesi, Ada Lovelace, Marie Curie, Emmy Noether y Rosalind Franklin. Científicas de reconocido prestigio, y de sobra conocidas por el público de este Blog, puesto que disponemos de algunos posts donde se explican sus contribuciones.

Otra iniciativa dentro de la Unión Europea es la Plataforma Europea de Mujeres Científicas. Desde esta plataforma se estudia el balance de género en la ciencia, y se presentan proyectos apoyando y ánimando a las jóvenes en la ciencia, teconología, ingienería y matemáticas. Tal y como se presenta en su página web se trata de una organización internacional que representa las necesidades, dudas, intereses y aspiraciones de más de 12000 mujeres científicas en Europa. Además, desde este lugar se pone en relieve uno de los datos más preocupantes del papel de la mujer en la ciencia. Mientras que las mujeres representan más del 50% de los estudiantes y obtienen el 45% de los títulos de doctorado, solo ostentan el 19% de los puestos más altos a nivel académico. Incluso en algunos paises y algunas disciplinas este porcentaje es menor.

Desde aqui os animo a que visitéis las páginas que os propongo, y así, entre todos podamos mejorar la situación actual de la mujer en la ciencia. Y promovamos la visibilidad de grandes científicas europeas que han quedado relegadas a un segundo plano en la historia contemporánea.

Mary Leaky

Una mujer  que hace  historia con la historia de nuestros primeros antepasados

Fue una mujer muy importante en el descubrimiento de la prehistoria, paleontóloga y arqueóloga, nació en Londres en 1913 y viajó mucho durante su infancia debido al trabajo de su padre que era pintor especializado en paisajes. Su padre murió en 1926, y Mary Leakey tuvo que regresar a Londres donde su carácter chocaba con el modelo rígido londinense, y no tardo de ser expulsada de varios colegios necesitando tutores a domicilio.mary1.jpg

Estudió Geología y Arqueología, participando en grandes excavaciones ganando a muchos amigos que le fueron prestando apoyo. De esta manera conoció al que más tarde sería su marido Louis Leakey, diez años mayor que ella.

Trabajó con arqueólogas poco conocidas como Gertrude Caton-Thompson o Dorothy Lidell, pero las cuales le aportaron gran enseñanza debido a su profesionalidad que Mary Leakey supo aprovechar.

Fue madre de tres hijos que nacieron es África, dos de ellos también se dedicaron a la antropología. Su vida siempre quedo vinculada a ese continente y allí junto a su marido  llegó a realizar enormes avances en el conocimiento del origen del Género Humano y sus ancestros. Gracias a sus esfuerzos conjuntos sacaron a la luz ejemplares como el Proconsul Africanus, un ancestro de todos los homínidos y otros primates superiores homínidos –Paranthropos y Australopitecos- de entre 15 y 25 millones de años.

Su primera excavación fue en el Fuerte Hembury en Devon, Inglaterra en mayo de 1934. Posteriormente ese año, Mary realizó su propia excavación en Jaywick Sands. También publicó su primer ensayo científico.

De 1935 a 1959, estuvo en la Garganta de Olduvai en las planicies del Serengeti del norte de Tanzania, donde desenterró varias herramientas de piedra desde primitivos instrumentos corta piedra hasta hachas de mano multipropósito. Estos hallazgos provenían de culturas de la Edad de piedra que datan de hace cien mil a 2 millones de años atrás. Los Leakey desenterraron un cráneo de Proconsul africanus en la Isla Rusinga, en octubre de 1947. Dicho cráneo fue el primero de un simio fósil encontrado, y hasta estos días sólo se conoce a 3 de estos simios.

mary2.jpgSu siguiente descubrimiento, en 1959, fue un cráneo de Australopithecus boisei de 1.75 millones de años de antigüedad. También encontraron un cráneo menos robusto de Homo habilis y huesos de una mano. Luego de reconstruir ésta última, se probó que era capaz de una manipulación muy precisa. Muchos más restos fueron encontrados en este sitio. En 1965 la pareja descubrió el cráneo de un Homo erectus, datado de en un millón de años. Luego de que su esposo falleció, continuó trabajando en Olduvai y en Laetoli. Fue allí donde descubrió fósiles de más de 3.75 millones de años de antigüedad. También descubrió quince nuevas especies y un nuevo género. De 1976 a 1981 Mary y su equipo trabajaron para desenterrar las huellas de Laetoli que habían sido dejadas en la ceniza volcánica hacía 3.6 millones de años atrás.

Mary Leakey fue reconocida y galardona por sus grandes excavaciones y incluso alguna titulación honorifica, se retiró del trabajo en 1983, pero nunca dejó de dedicarse a la investigación. Finalmente murió en 1996 como una de las figuras más importantes de la Paleontología del siglo XX.

mary3.jpg

Webgrafía:
http://www.ojocientifico.com/2010/08/24/grandes-cientificos-louis-leakey/
http://ca.wikipedia.org/wiki/Mary_Leakey
http://www.elreservado.es/news/view/241-la-mujer-en-la-historia-seriales-historia/164-en-busca-de-nuestro-pasado
http://www.iesbinefar.es/spipagora/spip.php?article90

Hedy Lamarr

Arte, ciencia, ingenio y amor por el país en una sola persona

Nació en 1914 en Australia, hija de un banquero comenzó sus estudios de ingeniería a las 16 años pero solo tres años más tarde lo dejo de lado para dedicarse a ser artista en el teatro y comenzó trabajando con Max Reinhardt.

lamarr1.JPG

En 1939 con 19 años protagonizó el primer desnudo de una mujer en la película Extasis, que fue un mar de polémicas. Atraído por dicha película,  Friedrich ‘Fritz’ Mandl acordó con los padres de Lammar un matrimonio de conveniencia y la obligaron a casarse en contra de su voluntad. La apartó de los escenarios e intentó adquirir todas las copias de la película en las que su mujer salía desnuda.

Lammar continuó en solitario sus estudios de ingeniería, y las diferentes reuniones que acudía con su marido le ayudaron a idear y patentar la técnica de conmutación de frecuencias.

Consiguió preparar un plan y escapar de su marido, para retomar su carrera como actriz. Huyó primero a Paris, luego a Londres y finalmente a EE.UU. Realizó diferentes interpretaciones en varias películas.

En 1941 conoce a un compositor vanguardista del cual se enamora plenamente, George Antheil.

lamarr2.JPG

Lammar tenía un profundo odio al régimen nazi, y por ello colaboró con el gobierno estadounidense para compartir información privilegiada que había obtenido de su ex-marido. Además, desarrolló un sistema de comunicación por radio que no podría ser interceptado por el enemigo puesto que cambiaba de canal continuamente. Fue un invento muy interesante que posteriormente cedió al ejercito estadounidense por una decisión patriótica.

Patentó dicho invento el 11 de agosto de 1942, como “sistema de comunicaciones secreto”. Y lo hizo el mismo día que los EEUU entraban en la Segunda Guerra Mundial.

lamarr3.JPG

La patente fue utilizada por los estadounidenses por primera vez en la crisis de los misiles de Cuba y en la guerra de Vietnam.

Pero el conmutador de frecuencias no fue lo único que invento Lammar; entre otros inventos se encuentra un collar para perros con propiedades fluorescentes, una técnica de alisamiento de cutis y un sistema de control remoto de torpedos. Pero todos estos inventos no se pudieron llevar a cabo debido a bajo nivel tecnológico de la época.

Ya en los años ochenta, durante el bombardeo masivo de la tecnología digital, el conmutador de frecuencias se implantó en los teléfonos móviles y en la transmisión de datos sin cables. Su gran invento se convirtió en la base de todos los sistemas de comunicación digital como Wifi, Wlan y el BlueTooth.

Entre los distintos reconocimientos y premios que Lamarr recibió destaca el prestigioso premio de la EFF (Electronic Frontier Foundation).

Una mujer brillante, tanto como actriz como en el campo de la ingeniería, la recordamos con frases como: "Tengo que dejar de casarme con hombres que se sientan inferiores a mí. En algún lugar debe haber un hombre que pueda casarse conmigo sin sentirse inferior. Necesito un hombre inferior pero superior".

Esta belleza del cine y de la ciencia muere en Florida el 19 de enero del año 2000 y su hijo hizo trasladar sus cenizas a Viena como deseaba la actriz.

El Día del Inventor se celebra el 9 de noviembre en su honor, ya que ésa es la fecha de su cumpleaños.

lamarr4.JPG

Webgrafía:
http://pepoladas.over-blog.es/article-34565834.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Hedy_Lamarr
http://www.exordio.com/1939-1945/civilis/cine/lamarr.html
http://www-ma4.upc.edu/~comellas/hedy/HedyLamarr.htm