Archivo de febrero, 2012

Techo de cristal y suelo pegajoso. La situación de la mujer en los sistemas alemán y español de ciencia y tecnología

Este es el título del artículo publicado en la Revista CTS, nº 18, vol. 6, Agosto de 2011 (pág. 35-59) de las investigadoras Obdulia Torres González y Bernadette Pau. En trabajo se analiza la situación de la mujer en el sistema alemán comparándolo con el caso español. Además se presentan los datos españoles corregidos, dado que los suministrados por el INE a la Comisión Europea para la elaboración del informe She Figures 2009 son erróneos (datos correspondientes a 2006-2007). Os recomendamos la lectura de este artículo porque hace un profundo análisis de la evolución de la mujer en la universidad, los sistemas científicos y la carrera académica. A continuación os hacemos una recopilación de los aspectos que más nos han llamado la atención en cuanto al techo de cristal y el suelo pegajoso, que ya hemos comentado otras veces en este blog:

La situación de la mujer en Alemania

Tal y como indican las autoras Alemania es la quinta economía mundial y la primera de Europa. Reconocida como líder en los sectores científicos y tecnológicos, es el segundo país de la unión europea en gasto en I+D. Sin embargo, es uno de los países europeos que peores datos presentan en cuestiones de ciencia y género. Las investigadoras se enfrentan no sólo a un techo de cristal, sino con un suelo pegajoso que ilustra las dificultades a las que se enfrentan las mujeres graduadas para acceder a los primeros niveles de la carrera académica. Esto se puede observar claramente en la típica gráfica de tijera:

alemania.png

La carrera académica en Alemania

Aunque las mujeres no alcanzan el 50% sobre el total de estudiantes, desde el 2006 se licencian más mujeres que hombres, lo que indica menor cuota de abandono y mayor rendimiento. No obstante, las menores cuotas de estudiantes femeninas que inician estudios no justifican el desnivel que se encuentra en los puestos superiores de la carrera académica. Parecen por lo tanto decisivos los pasos al doctorado y a la habilitación. Es lo que los investigadores denominan sticky floor, una metáfora para ilustrar las dificultades a las que se enfrentan las mujeres graduadas para acceder a los primeros niveles de la carrera académica. En estos escalones de la cualificación académica hay una pérdida significativa de mujeres investigadoras.

Debemos señalar aquí cual es el concepto de habilitación empleado en Alemania, puesto que es distinto al sistema español. Para poder ejercer como profesor en una Universidad los candidatos han de pasar una habilitación. En ésta, el candidato ha de preparar y defender, ante un comité académico, una disertación similar a la realizada para obtener el doctorado. Pero una habilitación es un proceso mucho más largo. El propósito de la habilitación es evaluar si un candidato o candidata es apropiado, desde un punto de vista académico y pedagógico, para ejercer como profesor en un determinado campo en la universidad. Realizado normalmente a lo largo de cuatro años y supervisado por un director y un comité de habilitación (Fachmentorat), al candidato se le encomiendan tareas docentes de modo que pueda, posteriormente ser evaluado en base a ellas.

La situación de la mujer en España

Ya hemos tratado profusamente este tema en el blog, por lo que a modo de recuerdo os adjuntamos la gráfica de tijera correspondiente al caso español para poder comparar con el caso alemán.

espana.png

La carrera investigadora en España

Las investigadoras comparan el diagrama de tijera alemán con el español y concluyen que ambos reflejan dos escenarios diferentes. El caso español correspondería al modelo overtaking donde las mujeres investigadoras parten con ventaja, en términos numéricos, y son progresivamente adelantadas por sus compañeros varones hasta que finalizan como una minoría en las categorías superiores. El modelo alemán refleja un escenario tipo the imposible pursuit donde es imposible para la mujer recuperarse, o incluso mantener el nivel, del número inferior en el que se sitúan las estudiantes femeninas.

Por otro lado, el estudio concluye que ambas figuras muestran claramente la existencia de un techo de cristal compuesto de obstáculos, difícilmente identificables, que mantienen a la mujer lejos de los primeros puestos de la jerarquía. Como nos explican las autoras, el glass ceiling index mide las oportunidades de las mujeres, comparadas con los hombres, de alcanzar un puesto en los niveles más altos de la jerarquía. Un índice de 1 indicaría que no hay diferencias en la promoción de hombres y mujeres. A índices más altos más espeso es el cristal que impide el avance femenino. En el caso de Alemania, el índice es 1,6, mientras el índice para España es de 2,4.

Fuente: “Techo de cristal” y “suelo pegajoso”. La situación de la mujer en los sistemas alemán y español de ciencia y tecnología. Obdulia Torres González y Bernadette Pau. Revista CTS, nº 18, vol. 6, Agosto de 2011 (pág. 35-59)